Cuál es la diferencia entre liposucción y lipoláser

 

lipolaser

 

Son muchos los tratamientos disponibles para eliminar de manera definitiva la grasa localizada, remodelar la figura y obtener resultados que somos incapaces de conseguir con dietas o rutinas de ejercicio físico. La técnica tradicional que se emplea para ello es la liposucción o lipoescultura, pero gracias a la innovación y el avance en cirugía estética, hoy en día es posible deshacernos de la grasa localizada aprovechando las ventajas que ofrece la tecnología láser.

 

El tratamiento

La liposucción y el lipoláser son dos tratamientos indicados para eliminar los depósitos de grasa localizados en distintas partes del cuerpo. Son técnicas que permiten, sobre todo, deshacerse de los cúmulos de grasa que no desaparecen con dietas ni ejercicio físico.

A pesar de que este objetivo es común, estas técnicas presentan importantes diferencias y la más evidente es la introducción de la tecnología láser. El lipoláser, a diferencia de la liposucción tradicional que consiste en romper la grasa a través de una cánula o tubo invasivo para aspirarla, utiliza un haz de láser de alta precisión para destruir la grasa y en lugar de extraerla directamente, la descompone mediante el calor transformándola en un líquido oleoso que es eliminado por el propio cuerpo.

 

Nivel de invasión

Otra de las principales diferencias entre la liposucción y el lipoláser es el nivel de invasión que presentan. La técnica del lipoláser es mucho menos invasiva que la liposucción tradicional, ya que se centra en eliminar la grasa de pequeñas zonas y no extrae tanta cantidad de grasa. Esta es una de las grandes ventajas del lipoláser respecto a la liposucción, ya que posibilita tratar y eliminar aquellos depósitos de grasa más pequeños localizados en zonas en las que la liposucción no puede actuar.

Asimismo, al ser menos invasivo, el lipoláser no requiere hospitalización y el proceso es ambulatorio. Se realiza con anestesia local y no es necesario anestesia epidural, general o procedimientos anestésicos de mayor envergadura.

Resultados

Debido a que está indicada para extraer grandes cantidades de grasa, la liposucción tradicional en muchas ocasiones no da los resultados esperados ya que pueden aparecer problemas de flacidez y exceso de piel. En cambio, el lipoláser a medida que va disolviendo la grasa, estimula la producción de colágeno y elastina, lo que favorece la retracción de los tejidos y evita que, después del tratamiento, la piel quede flácida y con hendiduras.

Ref: belleza.uncomo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recomendaciones antes de la cirugía.

recomendaciones

 

1. Una vez usted ha tomado la decisión de someterse a una cirugía plástica, es fundamental que sienta que su médico ha resuelto todas sus dudas en torno al procedimiento quirúrgico. De esta forma usted reducirá la ansiedad y llegará más tranquilo a su cirugía. Hable suficientemente con su cirujana.


2. En lo posible, planee el momento de su cirugía de tal manera que no coincida con su ciclo menstrual. 

3. Para este momento, y si es el caso, su médica o el respectivo especialista habrá tratado cualquier situación o desequilibrio fisiológico que pueda interferir en el proceso quirúrgico y posterior recuperación. 

4. Siga estrictamente todas las recomendaciones médicas y realice todos los exámenes preoperatorios que su médico requiera. 

5. Durante todo este período, absténgase de ingerir cualquier otro medicamento que no haya sido recetado por el cirujano, particularmente aspirina o ácido acetilsalicílico. Este medicamento tiene efectos anticoagulantes que aumentan el riesgo de sangrado. Tampoco tome Motrín, Advil o Aleve. 

6. No consuma vitamina E durante todo este período. 

7. Asegúrese de contar con los medicamentos que su médico le ha ordenado para el postoperatorio. 

8. Recuerde que usted debe contar con alguien de su completa confianza, que le cuide y le ayude en su recuperación luego de la cirugía. 

9. Trate de planear con tiempo suficiente su recuperación. Arregle que alguien de toda su confianza se encargue de sus hijos, si los hay o de cualquier otro asunto que pueda generarle preocupación. Esto le ayudará a obtener el descanso que necesita durante su convalecencia. 

10. Evite fumar o tomar bebidas alcohólicas. El tabaco disminuye la circulación en los tejidos al reducir la capacidad de la sangre para transportar oxígeno, y por lo tanto interfiere en la cicatrización de las heridas. Adicionalmente, las secreciones características de los fumadores dificultan la respiración, y por lo tanto, el proceso de intubación, cuando es necesario, se hace más complicado. Por su parte, el alcohol provoca complicaciones durante la cirugía al reducir la coagulación sanguínea y aumentar el riesgo de sangrado. Si usted eventualmente ha fumado o ingerido alcohol, es importante que lo comente con el anestesiólogo y 
el cirujano.

11. Descanse tanto como le sea posible antes de la cirugía. De esta manera su cuerpo tendrá la reserva energética necesaria para enfrentar el procedimiento y la recuperación. 

12. Su médico le instruirá verbalmente y por escrito sobre cómo prepararse y proceder el día de la cirugía, incluyendo fecha, hora de la cirugía, tiempo de arribo a la clínica, lugar, junto con todos sus datos de localización. Así mismo, le será proporcionado un listado de indicaciones de preparación para su cirugía.

Subcategorías

Un Equipo de Profesionales a su Servicio


Si deseas que nuestro equipo de Cirujanos se comunique contigo ingrese y diligencie el formulario.